Reporte Juarez

Noticias de Ciudad Juárez, Chihuahua, Mexico y el Mundo

México Noticias

Narcocultura y las «buchonas» mexicanas

Comparte:

La Agencia de noticias EFE, publicó un artículo sobre el estilo y la creciente influencia dentro del narcotráfico, el artículo se titula «Buchonas»: vida de dinero, crimen y bisturí al casarse con narcos mexicanos, sin embargo, pocos conocen el trasfondo y la raíz de esto que se ha convertido en un «ejemplo» de vida para varias mujeres en nuestro país.

México, tiene un historial extenso de narcotráfico y carteles, pero recientemente ha sido romantizado el crimen organizado a través de series, películas y otras producciones que garantizan poder, fama, gloria y una vida llena de lujos, se le conoce como narcocultura.

La agencia de noticias, realizó este artículo a raíz de la noticia viral sobre la detención de Emma Coronel, la esposa de Joaquín «El Chapo» Guzmán, irónicamente conocida como «la Kardashian de Sinaloa», que pocos saben no es la única conocida así, también Claudia Ochoa Félix era apodada así, e incluso se le llamaba «La Emperatriz de los Ántrax», al ser señalada como una de las mujeres más poderosas del narcotráfico mexicano, ella amenazó en algún momento con demandar por difamación.

Emma Coronel/Joaquín «El Chapo» Guzmán
Sus fotos con trajes ajustados, bolsos de marca y AK-47 de color rosado o dorado llamaron la atención de los medios de comunicación
Claudia Ochoa Félix

En el norte de la República Mexicana es común el término «buchón» se refiere a los hombres que se distinguen por las manifestaciones faraónicas o de exaltación en el vestir, en el consumo (autos, motos, yates, casas), en la prepotencia por la forma de actuar, en el gasto fácil del dinero y en la creencia de que el éxito se consigue a través de la violencia, tiene su origen en Sinaloa.

Sin embargo, el término «buchona» lo utilizamos en México para referirnos a las mujeres que buscan ser las novias, esposas o amantes de los narcos, por cuestiones de dinero y poder. Son mujeres que se distinguen por su especial aspecto y su gusto por el regional mexicano. Existe otra teoría que dice que el nombre deriva del whisky que es favorito entre narcotraficantes.

Pareciera que al mundo le sorprende que en la República existan mujeres que se dedican al narcotráfico, ya sea por ser esposas, amantes o novias de alguien que pertenece al crimen organizado, pero no es algo nuevo tener mujeres en este mundo. Siempre ha existido, pero tal vez ahora sea más público.

https://www.instagram.com/p/CCJx4Tvh596/

Es una forma de evadir la realidad y hacer que los (as) jóvenes se sientran atraidos a este estilo de vida, y qué se puede esperar de una nación donde más del 50% de la población vive en la pobreza, mientras la clase privilegiada de funcionarios públicos se enriquece de lo que toma del pueblo. Un pequeño sector es el que tiene una carrera y más pequeño el número de los que pueden ejercer con un ingreso para vivir dignamente en el país.

No todo lo que brilla es oro, pero los programas televisivos o canales de paga muestran una vida llena de joyas, bolsos caros, automóviles de lujo, un exhorbitante maquillaje, uñas que se visualizan desde cualquier distancia, acompañado de la ropa entallada que muestra los curvilíneos cuerpos de estas mujeres. En su mayoría son exhibidas como trofeo por sus parejas, además, de ser vistas como objetos sexuales.

Declaró el experto en seguridad de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), para EFE, «Es un ambiente jugoso por el que se meten en el crimen organizado, para tener dinero para demostrar que lo tienen». Respecto a Emma Coronel, comentó «Hacía gala de un dinero que era producto de la muerte y del delito».

Ya que dio entrevistas y se dio a conocer su estilo de vida en redes sociales.

«JEFAS» DEL NARCOTRÁFICO

Independientemente de cómo llegan a estos núcleos, terminan convirtiéndose en las jefas de estos grupos delictivos.

Con base a un estudio de la organización InSight Crime, con sede en Washington, las mujeres han jugado un papel de «subordinación» dentro del crimen organizado, con tareas «vulnerables» como la cosecha de drogas o el transporte de estupefacientes (mulas).

El año pasado fue aprobado por el Senado mexicano una ley de amnistía para vaciar las cárceles de mujeres en situación de pobreza que fueron condenadas por tráfico de droga a pequeña escala.

Aunque, el mismo estudio señala que algunas mujeres han aprovechado su relación con los capos para asumir cargos de liderazgo en las organizaciones, es decir, «buchonas» que aspiran a ser «las jefas», y dejan de ser objetos.

«Indudablemente la captura de Emma Coronel demuestra cómo se han involucrado las mujeres, que antes no tenían ninguna participación. Hoy se han vuelto actores las mujeres, esposas, amantes e hijas», sostuvo Oliva.

Hubo otras mujeres antes como Enedina Arellano Félix, alias «Narcomami», estuvo al mando del Cártel de Tijuana en el 2002 luego del asesinato o captura de todos sus hermanos.

Enedina Arellano Félix

Igualmente, tras la captura en el 2014 de Héctor Beltrán Leyva, líder del Cártel Beltrán Leyva, su esposa Clara Elena Laborín fue la encargada de coordinar el negocio. En su tiempo fue considerada una de las mujeres más bellas de Sinaloa fue capturada en el 2016 y encarcelada.

Clara Elena, de reina de belleza a líder de los Beltrán Leyva
Clara Elena Laborín

NO SÓLO EN MÉXICO

Sin embargo es importante mencionar que no es un fenómeno local, en el año 2008 se publicó el libro «Gomorra – Viaggio nell’impero economico e nel sogno di dominio della camorra«, del escritor italiano  Roberto Saviano. Una novela con hechos autobiográficos, periodismo de investigación y análisis social para describir a la camorra en niveles económicos, empresariales, sociales y ambientales.

Uno de los temas más interesantes es que habla sobre las mujeres en el mundo del crimen, mujeres que sobresalen por contar con guardaespaldas féminas, mujeres que podrían ser armas mortales por sus técnicas y conocimiento en artes marciales o de lucha. Por supuesto, descripciones de mujeres bellísimas con habilidades de otro mundo.

El problema que se puede observar ya sea en el continente europeo o americano es que se ha llegado a la fascinación por un mundo que tiene una puerta amplia pero ninguna salida, que se convierten en colaboradoras de gobiernos enteros a cambio de una «libertad» condicionada a la información que proporcionan.

Es urgente, al menos en México, que apostemos por educación, concientización social, tal vez teniendo ciudadanos comprometidos con el pueblo que el día de mañana ocupen cargos que contribuyan a una mejoría social, económica y política, dejar de relatar historias de amor que te «protegen» y proporcionan todos los lujos del mundo. Suena absurdo, claro ¿a quién le molesta vivir en la opulencia? Pero, ¿a cambio de qué?, de tener hijos creciendo en medio de la violencia, contribuyendo a perder vidas inocentes, cuántas generaciones deben perder seres queridos por esta causa y cuándo será suficiente.

La realidad es mientras siga habiendo demanda seguirá existiendo un mercado de venta, qué opciones se tendrían si se legalizaran ciertas sustancias, aún no lo sabemos, no somos Holanda. Pero sí debemos dejar de ser indiferentes a estas cosas, y que nuestras jóvenes aspiren a más.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *