Ámate lo suficiente para seguir adelante

Todos hemos sentido alguna vez desmotivación, poco entusiasmo y desgana, sobre todo cuando nos encontramos agotados o pasando por momentos de estrés, especialmente durante estos tiempos inciertos en los que sólo se vive el quién sabe, porque ni siquiera estamos enfocados en el ahora.

Con el transcurrir de los días podemos dejar de sentir interés hacia aspectos de la vida que antes nos emocionaba, pero ahora sentimos indiferencia hacia todo lo que nos rodea, una desconexión que impide, de por sí, en situaciones ‘normales’ relacionarse con los demás adecuadamente y en esta época más.  Este estado anímico bajo afecta a nivel cognitivo, afectivo, emocional, social, e incluso académico y profesional.

CÓMO IDENTIFICAR LA APATÍA

Está caracterizada por un estado de ánimo bajo, desmotivación y tristeza. Es una patología que afecta en distintos ámbitos a la persona:

Anímico, se observan síntomas como abatimiento, desgano, irritabilidad, nerviosismo y cansancio.

Emocional: incapacidad de sentir emociones, que puede generar insensibilidad e indiferencia ante los problemas y sentimientos de las demás personas.

Conducta: no demuestra interés por actividades que antes realizaba normalmente. De hecho, evitará hacer todo aquello que implique realizar un esfuerzo.

Nivel cognitivo: al individuo le cuesta centrar su atención, concentrarse, y retener datos o información. Se produce un estado de letargo y distorsiona la forma en que se percibe la realidad.

QUÉ LO CAUSA

No es algo en específico y hay diversos motivos, entre los que encontramos,

Orgánicos: anemia, sistema inmunitario débil o bajas defensas, falta de sueño, falta de ejercicio, algunos tipos de infecciones, problemas en el sistema límbico y la corteza cerebral frontal, hipertiroidismo, lesiones cerebrales, Parkinson, consumo de drogas y algunos tipos de antidepresivos.

Psicológicos: trastorno bipolar, depresión, trastorno de ansiedad generalizada, trastorno de estrés postraumático.

Ambientales: personas sometidas a estímulos estresantes o entornos donde no hay estímulos positivos; vivir o trabajar en escenarios poco atractivos.

A COMBATIR LA APATÍA

Una vez descartada la presencia de algún problema físico, lo primero que debemos es cambiar nuestra forma de pensar. No debemos olvidar que este estado de ánimo puede alterar nuestra percepción de las cosas, por lo que es importante trabajar en nuestro enfoque e ir incorporando gradualmente nuevos hábitos que nos hagan sentir emocionados nuevamente.

CAMBIO EN EL ESTILO DE VIDA

  • Haz ejercicio: aunque al comienzo es difícil hallar la motivación, esta actividad ayuda a mejorar el ánimo, ya que ayuda a disminuir los niveles de ansiedad.
  • Dieta equilibrada: ingerir diariamente alimentos que aporten todas las vitaminas y nutrientes necesarios. Por ahora, evitar los que contengan azúcar refinada y carbohidratos simples.
  • Administrar el tiempo: establecer horarios, nuevas metas a corto plazo y elaborar un plan de acción para cumplirlas.
  • Decir no al estrés: evitar los factores estresantes y aprender técnicas como la respiración consciente, yoga, ejercicios de relajación y meditación.
  • Tiempo para ti: todos los días tomar unos minutos para relajarte y desconectar.
  • Pensar positivo y rodearse de gente positiva
  • Inspiración: leer un libro, ver una película, escuchar música, podcasts, etc. Probar actividades creativas como pintar o escribir.
Coronavirus: ejercicios para hacer en casa durante la cuarentena - AS.com
Coronavirus: Ejercicios en casa: agenda diaria para mantenerte en forma
Dieta equilibrada: alimenta tu salud
Angel Bustamante: 10 tips que sí te servirán para administrar mejor tu  tiempo
Diez consejos para decir adiós al estrés
Dedicate un tiempo para ti solo 😄 | Quotes, Words, Cool words
PARA LA GLORIA DE DIOS | SHALOM A LAS NACIONES
La ciencia de la inspiración: así funciona tu cerebro para que tengas  buenas ideas | Historias

Lógicamente no es una solución mágica, ni algo que cambie de la noche a la mañana, sin embargo, si sienten que es algo más profundo, no olviden buscar la ayuda profesional para continuar, a algunas personas se nos dificulta más, a otras se nos dificulta menos.

Esta publicación no da soluciones sino propuestas, y debemos estar sanos para tiempos tan difíciles como los que enfrentamos en este año tan complicado. Pero ante todo ¡ánimo!, no permitan que las emociones negativas tengan cabida en su pensamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *