Tú Gobiernas tu Mente, no tu Mente a ti

Comparte:

En ocasiones, nos llenamos de quejas, especialmente cuando no podemos concentrarnos de la forma correcta a causa de diversos pensamientos, la mayoría de éstos son nuestros propios juicios, son barreras que construimos sobre la realidad ya sea de nosotros mismo u otros, que, a menudo afecta nuestro desarrollo en el día a día, hasta en actividades simples se nos nubla la razón y creemos que no hay salida, solución. Nos falta la concentración total para realmente observar todo lo que ocurre.

Un estudiante de zen, se quejaba de que no podía meditar: sus pensamientos no se lo permitían. Habló de esto con su maestro diciéndole: “Maestro, los pensamientos y las imágenes mentales no me dejan meditar; cuando se van unos segundos, luego vuelven con más fuerza. No puedo meditar. No me dejan en paz”. El maestro le dijo que esto dependía de él mismo y que dejara de cavilar. No obstante, el estudiante seguía lamentándose de que los pensamientos no le dejaban en paz y que su mente estaba confusa. Cada vez que intentaba concentrarse, todo un tren de pensamientos y reflexiones cortas, a menudo inútiles y triviales, irrumpían en su cabeza…

Expresiones de Amor: TÚ GOBIERNAS TU MENTE, NO TU MENTE A TI

El maestro entonces le dijo: “Bien. Aferra esa cuchara y tenla en tu mano. Ahora siéntate y medita”. El discípulo obedeció. Al cabo de un rato el maestro le ordenó: “¡Deja la cuchara!”. El alumno así hizo y la cuchara cayó obviamente al suelo. Miró a su maestro con estupor y éste le preguntó: “Entonces, ahora dime ¿quién agarraba a quién, tú a la cuchara, o la cuchara a ti?.

Este es un cuento breve que nos da la filosofía zen, tiene su origen en el budismo. Y nos hace reflexionar sobre el control que debemos tener en nuestros pensamientos y no éstos sobre nosotros.

Tú gobiernas tu mente, no tu mente a ti | Mi Encuentro Conmigo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *